Fotos, arte, poesía y diarios

lunes, 27 de agosto de 2012

Teatro de títeres en un aeropuerto

Audiencia: solo un niño



Han visto esos niños tímidos a quienes les haces una mueca chistosa y se esconden detrás de su mamá, y luego cautelosamente se asoman para saber si continúas ahí. 

Así me sucedió, el niño se puso detras de su mamá y cada vez que ladeaba la cabeza para apenas observarme, yo sacaba un títere de papel maché muy colorido. En realidad son solo cabezas de animales con un palo y listones de colores. Fueron hechos por artesanos con la idea de que fueran sonajas; pero a mí me vienen bien para contar historias, incluso sin palabras: sólo con títeres y mis gestos.

Fue tan bonito poder conectar con ese niño tan arisco y hacer que una tortuga se diera de chapuzones; y que platicara una guacamaya con un zorro y luego se echaran a correr. 

El niño estaba atento a cada movimiento de los títeres; no se movía, no tenía ningún tipo de expresión facial, solo miraba sin parpadear cómo interactuaban los títeres y luego iban a la bolsa para que saliera otro (es que solo cuento con dos manos, jajaja)

Ese niño, al final de la presentación, me esbozó una gran sonrisa y ese es el mejor regalo del mundo para mí.

Los adultos, absortos en sus pensamientos, no advirtieron que yo estaba dando un show de títeres para un solo niño.


4 comentarios:

  1. Siendo el único comentario en el post, pudiera creerme que comprendo la situación del infante pero, no veo las sonajas/títeres...

    :)

    ResponderEliminar
  2. Antonio:

    Las sonajas que utilicé como títeres están en la foto que ilustra esta nota

    Saludos gracias por escribir

    ResponderEliminar
  3. Gracias por volver a escribir. Luzazul

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Luzazul. Aquí andamos de vuelta. Saludos

      Eliminar

Aquí puedes dejar tus comentarios